declaracion politicaBogotá y los municipios vecinos han sido abocados en los últimos años a procesos de reorganización de las estructuras productivas, cambios acelerados del uso del suelo que favorecen la concentración de la tierra, aumento excesivo de proyectos de vivienda que agudiza la segregación social, explotación de los recursos minero energéticos que acaban con ecosistemas, ampliación de grandes superficies para zonas francas y bodegas con desplazamiento y disminución de la producción de alimentos y explotación de trabajadores y trabajadoras que genera mayor pobreza.


Este ordenamiento territorial impulsado por el Gobierno nacional y los Gobiernos Locales de turno garantiza la acumulación de capital de sectores empresariales nacionales y multinacionales en contravía del beneficio y calidad de vida de los y las habitantes de toda la región, en especial, de los sectores populares que son la mayoría de personas que padecemos cotidianamente la vulneración de nuestros derechos y el deterioro de nuestro territorio.
Por este contexto y convencidos del cambio, el 27, 28 y 29 de junio de 2014 organizaciones sociales de Bogotá, Zipaquirá, Cogua, Guasca, Tocancipá, Facatativá, Madrid, Mosquera, Funza y Chía nos convocamos en el municipio de Zipaquirá para adelantar con ánimo y esperanza un nuevo escenario de encuentro, una oportunidad para reconocernos y adelantar camino en el largo trecho que nos hemos colocado como reto. Cuestionar y cambiar el modelo de desarrollo son nuestro sentido.
En estos días discutimos y acordamos pautas sobre nuestro proyecto común de emancipación del territorio y de nuestras vidas. En este escenario revisamos a la luz del debate, nuestros ejes de trabajo para sacar de ello la esencia que nos permita incidir políticamente en la región y legitime la movilización popular como camino conducente a una nueva sabana.
Con el cobijo del páramo de Guerrero y su silenciosa presencia, definimos que ser con otro es una tarea impostergable y que ante el avance de los grandes intereses sobre nuestro territorio, es preciso consolidar una agenda política posible y efectiva que nos sirva como guía de avance para el actual momento que transitamos, sin duda, un momento en que el movimiento social está apenas agarrando fuerza. Hoy decimos: otra sabana, sí es posible. Y lo es, fruto del tenaz esfuerzo de las diferentes organizaciones, plataformas y comisiones del Encuentro Social y Popular Sabana y también de las voces de nuestros niños y niñas.

Es así, que este proceso que lleva ya 8 años en construcción ha permitido y pretende unificar no sólo nuestros procesos organizativos de base sino además fortalecer nuestros procesos para que juntos y juntas podamos construir social y popularmente territorios y podamos tejer caminos de movilización, caminos de esperanza, caminos de mandatos, caminos de agendas políticas comunes, en últimas, caminos de resistencia y autonomía.

Fruto del trabajo de estos días definimos una agenda política y popular que guiará nuestro horizonte como proceso y unos objetivos para nuestro quehacer en estos próximos años:
1. Construir con las comunidades y organizaciones sociales una propuesta de educación popular para la sabana, que dialogue con la educación formal a partir del reconocimiento del territorio, para generar mayor apropiación del mismo.
2. Fortalecer los procesos de base y de articulación que trabajan por la soberanía alimentaria, por medio de la formación política, económica y agroecológica y la comunicación dentro de la red y con otros procesos organizativos, en miras de consolidar un sistema nacional agroecológico desde la sabana de Bogotá.

3. Defender el agua, el territorio y los medios de vida para hacer frente al problema social que afecta el equilibrio natural y la vida digna de los y las habitantes de la región sabana.
4. Proponer un nuevo modelo de salud y seguridad social que las conciba como derechos fundamentales.
5. Articular y fortalecer mecanismos de denuncia y exigibilidad a las empresas privadas y públicas, para garantizar condiciones laborales dignas en la región.
6. Articular y visibilizar circuitos y propuestas económicas y productivas de las organizaciones sociales en la región.
7. Fortalecer el tejido social de Bogotá y la sabana en torno a la defensa y exigibilidad de los derechos humanos, la legitimidad de la protesta social y la desmilitarización, a partir de una estrategia de articulación de las organizaciones en torno a la movilización, la formación y la denuncia
8. Articular un sector cívico popular (líderes comunales, JAC, ligas de usuarios, comité sin techos etc.) que cuestionen las políticas sociales en la sabana y Bogotá y exijan un territorio para el hábitat y la vida digna, a partir de reivindicaciones centradas en vivienda, transportes y servicios públicos.

Finalmente, es importante nombrar que otra sabana sí es posible gracias también al intercambio cultural y de experiencias que el encuentro social y popular sabana permite, intercambios que se gestan desde el conversar con otros y otras acerca de nuestros procesos y de nuestros territorios, siendo el baile, las sonrisas, la fraternidad y la solidaridad, características que fortalecen y animan la construcción del movimiento social de la sabana.
50 organizaciones sociales de Bogotá y nueve municipios de Cundinamarca decidimos y nos comprometemos a continuar nuestro trabajo alrededor de comisiones y ejes temáticos en los próximos años porque
OTRA SABANA SI, ES POSIBLE!

ZIPAQUIRÁ Junio 29 2014

Anuncios