otra democracia es posibleNacimos en una sociedad llamada democrática y nos habituamos a sus ritos. Lo primero que escuchamos en política elemental, tal vez en la escuela, es que las elecciones son el soporte de la democracia, sin ellas ésta no es posible ni real. La economía, la participación, la organización social y otras aspectos sustanciales de la vida en comunidad, quedaban a un lado. Así crecimos. ¡Si el régimen garantiza elecciones la democracia es efectiva!.


Varias generaciones han creído que en nuestro país existe una de las “mejores democracias del Mundo” porque no hemos atravesado dictaduras militares como otros países del continente, sin importar que en medio del repetido rito del sufragio y el escrutinio las cárceles se llenaran de perseguidos políticos, que en los cuarteles militares, bajo indescriptibles suplicios, trataran de reventar el silencio rebelde, que los cementerios vieran llenar sus tumbas con gargantas silenciadas, y que desperdigados por doquier, los esqueletos de miles abonaran con sus desaparecidos músculos y huesos las tierras destinadas a la agroindustria.
También hemos crecido escuchando que la democracia es el gobierno del pueblo (demos=pueblo; cracia=gobierno) y sin embargo, en este país la mayor parte de los gobernantes siguen proviniendo de las mismas familias de siempre, los Santos, Los Lleras, Los Pastrana, los de arriba, quienes co-gobiernan, cambian de partido, se reparten los réditos económicos y se enriquecen. Colombia ocupa el puesto 12 en mayor desigualdad del ingreso entre 168 países del mundo (Pnud 2014). Actualmente el 77% de la tierra está en manos de 13% de propietarios, pero el 3,6% de estos tiene el 30% de la tierra. Si la democracia es el gobierno del pueblo, como es posible que ¿Mientras el pueblo sigue pasando penurias para acceder a un trabajo, acceder a la atención en salud, acceder a la educación, a la tierra, unos pocos sigan enriqueciendo y acumulando poder?, ¿Quién gobierna y para quien gobierna?.

LA OTRA CAMPAÑA
Entramos en un periodo electoral, en el que las fuerzas políticas buscan ganar espacio en las instituciones del estado, unos buscan mantenerse en el poder y otros buscan disputar el poder y cambiar las condiciones del régimen político, todos dentro de los rituales de la democracia liberal.
Hoy sabemos que estamos ante la realidad de facto de la regresión de la llamada democrática liberal, resumida en aspectos como: “[…] 1) el vaciamiento y descrédito de las instituciones y prácticas políticas liberales, 2) la despolitización de la sociedad, 3) la privatización de lo público, 4) la subordinación de la izquierda institucional a las reglas de juego de la política (neo)liberal y 5) la reducción de la democracia a un simulacro electoral donde la representación política se compra y vende al mejor postor”.
Hoy, cuando se habla más que nunca de paz, y de un nuevo periodo de apertura democrática y se sigue haciendo la guerra, a punta de bala y de hambre, tenemos el desafío histórico de ser poder desde abajo y por ello consideramos vigente y oportuno liderar una campaña que se pregunte por la democracia, la interrogue y construya una de otro tipo, porque estamos convencidos/as que otra democracia es posible.

DEMOCRATIZAR LA DEMOCRACIA
La Campaña es un recurso social y político para la proyección de un sujeto de poder colectivo horizontal, que introduzca una dinámica radical desde la base, partiendo de la experiencias y las expresiones de movilización y lucha política.
Aspiramos con La Campaña posicionar la necesidad de Otra Democracia, a través de acciones concretas para el ejercicio de la autonomía y la democracia directa, en diferentes sectores de la sociedad, para ganar y avanzar en iniciativa social y política que nos permita crear nuevos referentes de poder alternativo.
Mediante acciones directas comunicativas, pedagógicas y organizativas buscamos:
Tratar de introducir durante 2015, un referente complementario –con diferenciación, ante la costumbre de quedar atrapados en un “año electoral”.
Desnudar la democracia formal y de empresarios dominante en el país, dibujando entre todos/as la Colombia soñada y el proyecto organizativo necesario para facilitar su concreción.
Estimular el encuentro y accionar común de diferentes equipos sociales y políticos, así como de personas anhelantes de una nueva realidad para nuestro país, alrededor de un tema y una referencia común que nos permita concentrar fuerzas y recursos tras un propósito político colectivo en un tiempo específico.
Dar cimiento al surgimiento de un espacio político social y colectivo común, que avance al ritmo del o los acercamiento(s) y amistades de unidad social y unidad política.
Los invitamos a que desde sus territorios, desde sus espacios de trabajo social y político contribuyan a hacer de esta campaña un referente de poder alternativo.

Esperamos sus propuestas y sugerencias: comunicaciones@comosoc.org
Convocan:
Colectivo Desde Abajo
Movimiento por los Derechos del Pueblo – Modep
Coalición de Movimientos y Organizaciones Sociales de Colombia – Comosoc

Anuncios