Desde el pasado 30 de agosto, viene llegando la gente de la Cumbre Agraria Campesina, Étnica y Popular a Bogotá. El objetivo, dialogar con la ciudad sobre la realidad del campo y los acuerdos incumplidos en estos dos años de concertación con el Gobierno Nacional.

La gente de la Cumbre ha venido haciendo unas visitas permanentes a localidades de Bogotá, a universidades y colegios, ha interlocutado con otros sectores y, de forma sorpresiva, llegó el pasado 1ro de septiembre a las instalaciones del INCODER y el Ministerio de Agricultura.

De manera pacífica y con carácter permanente, la guardia indígena, campesina y cimarrona, se instaló en las sedes de estas dos instituciones del Estado, con el fin de exigirle al Ministro de Agricultura que, de una vez por todas, se sentara con la vocería de la Cumbre para desentrabar los acuerdos y dar vía libre al florecimiento del campo en Colombia.

El problema ha sido la falta de garantías para poder continuar el proceso, además de una serie de obstáculos que pone el Estado, según Iragorri, “porque se debe garantizar el cumplimiento de la ley”. Lo gracioso es que históricamente, el gobierno colombiano se ha caracterizado por actuar bajo a ilegalidad, la trampa e incluso la violencia para entregarle tierras y plata a sus amigos sin vergüenza alguna, como lo está haciendo hoy con las Zonas de Reserva Campesina, los Territorios Colectivos y Resguardos Indígenas, figuras que están en la ley, que han sido luchadas por el movimiento agrario y que, hasta la fecha, no parecen tener un ápice de importancia para la rosca de los ministerios.

Como era de esperarse, medios de comunicación masivos exageraron la acción, promoviendo el odio y resentimiento contra las comunidades indígenas, campesinas y afrodescendientes que hacían presencia allí. Sin embargo el objetivo se había cumplido y la mesa con garantes, Estado y Cumbre Agraria se instaló, y ha seguido sesionando desde el martes.

La gente se retiró de las instalaciones en acuerdo con la institucionalidad y el trabajo de las mesas para dar viabilidad a los proyectos de fortalecimiento de c/u de las organizaciones que componen la Cumbre Agraria Campesina, Étnica y Popular. El día de ayer se avanzó con el equipo técnico y hoy seguirá el trabajo de las mesas, así toda la semana y el tiempo necesario, para concretar acuerdos e iniciar los trámites necesarios.

En materia de garantías y DDHH, la Cumbre Agraria está a la espera de una reunión con Fiscalía, Min. Interior, MIn. Justicia, Defensoría del Pueblo y garantes, esto con el fin de redimir desacuerdos y asegurar la protección de las organizaciones base, de dirigentes, defensores de DDHH y las comunidades que justamente se han movilizado para hacer respetar sus derechos y valer su palabra.

Hoy nos vamos a movilizar desde nuestros puntos de concentración: Plaza de los Artesanos y Coliseo El Campín, hasta la Plaza de Bolivar. Allí vamos a estar en Asamblea Popular, dialogando con la ciudadanía, intercambiando experiencias y afianzando los lazos de solidaridad y empatía que tanto nos favorece al pueblo colombiano. ¡Allá nos vemos!

Anuncios