Las ciudades del siglo XXI no pueden permitirse tener rellenos sanitarios, contaminar las aguas con los residuos, ni explotar a recicladores para mantener modelos que benefician los bolsillos de unos pocos. Es hora de elegir un modelo diferente de ciudad.

Anuncios